Proceso de ajustes y concreción sobre la reforma introducida por la LO 1/2015

Proceso de ajustes y concreción sobre la reforma introducida por la LO 1/2015

Este artículo analiza el proceso de ajustes y concreción sobre la reforma introducida por la LO 1/2015, que incorpora y concreta entre otros, nuevos aspectos en materia de responsabilidad penal de las personas jurídicas. La circular de la fiscalía General del Estado 1/2016 sobre responsabilidad penal de las personas jurídicas, vino a poner orden sobre todos aquellos aspectos incorporados al ordenamiento jurídico español desde la entrada Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio por la que se incorpora la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, todo ello fruto del incesante proceso de armonización internacional del Derecho Penal, el cual ha sido completado a nivel estatal con la reforma que incorpora la LO 1/2015, de gran calado en esta materia y básica por los contenidos que incorpora en nuestro derecho penal. Día a día, doctrinal y jurisprudencialmente, asistimos a un paulatino proceso de concreción y ajustes de aspectos procesales y conceptuales que van marcando la pauta en cuanto a la correcta conceptualización sobre la llamada responsabilidad penal de las personas jurídicas y los denominados Planes de Prevención de Delitos o Compliance Penal. 1. Entidades afectadas por la regulación La reforma en materia de responsabilidad penal de personas jurídicas afecta a todas las sociedades particulares, es decir, a las sociedades mercantiles (sociedades anónimas, sociedades limitadas, sociedades unipersonales, sociedades laborales —tanto anónimas como limitadas—, cooperativas y mutuas) y a las corporaciones, asociaciones, fundaciones, cámaras de comercio y colegios profesionales. Aquellas entidades que no tengan personalidad jurídica (comunidad de bienes o UTE) no están obligadas por los contenidos de dicha reforma. 2. Conductas generadoras de la responsabilidad penal La responsabilidad penal a la...