Tratamiento de datos de salud en tiempos de Covid-19. Toma de temperatura

En un documento anterior, resumimos el informe de la Agencia Española de Protección de Datos, donde se detallaba la posibilidad de tratar datos de salud, por parte del empleador, para garantizar la seguridad del resto de trabajadores en caso de detectar un positivo por coronavirus en la plantilla. Lo más relevante es que esa información, debe ser siempre transmitida por el trabajador hacia la empresa, es decir, si un trabajador presenta síntomas, se realiza un chequeo médico y resulta positivo, tiene la obligación de informar a su empresa, para que esta pueda tomar las medidas oportunas para salvaguardar la seguridad del resto de empleados. Ahora surgen nuevas dudas con la aplicación de medidas de control de temperaturas en entornos laborales y en negocios. Vamos por partes. Hay que destacar previamente que la temperatura corporal de una persona, es un dato de salud, dado que a partir del mismo podemos asumir si una persona padece o no una enfermedad, en este caso la Covid-19 y que la Agencia muestra su preocupación por la generalización del tratamiento de estos datos, considerados sensibles. Por otro lado, la temperatura corporal elevada, no tiene porque suponer que una persona haya desarrollado dicha enfermedad, puede ser provocada por otras distintas, sobre todo teniendo en cuenta que las personas asintomáticas o que estén padeciendo la misma, no siempre desarrollan procesos febriles. Toma de temperatura en el ámbito laboral. La Agencia, traslada al Ministerio de Sanidad la responsabilidad de prescripción de esta medida y como llevarla a cabo con garantía. Aunque desde el Ministerio de Sanidad no se ha concretado nada el respecto. Si vamos a optar...